Entradas Recientes

25 de diciembre de 2013

OPNI (Objeto Pascuero No Identificado)


A los tres años llegó arrastrado por sus padres a vivir en una comunidad enclavada en los faldeos de la cordillera de los Andes. Sus padres, aburridos de la sociedad y sus prejuicios, decidieron liberarse de las nefastas costumbres consumistas de la vida moderna. Es así como Manuel desde su arribo a éste lugar nunca más celebró ninguna fiesta, ni su cumpleaños, ni la pascua de resurrección, ni siquiera la navidad. Pero en un lugar de su mente, quedó un recuerdo difuso de su temprana edad, en este recuerdo, él está con sus padres alrededor de un árbol adornado con luces de muchos colores, en un momento de la noche lo llevan al patio y le dicen que alguien llegará desde el cielo a dejar un regalo y al volver junto al árbol ha aparecido un paquete que abre con alegría y de su interior saca el más bello juguete que había visto jamás. Pero curiosamente, lo que recuerda más vívidamente es un calendario adosado a la pared, marcando el día 24 de Diciembre del 2007.

Este bello recuerdo lo marcó tan profundamente que todos los 24 de diciembre, Manuel sale de su casa y se sienta al pie de una higuera del huerto y espera. Sabe que debe esperar algo que viene desde el cielo, pero no recuerda que es precisamente. Así que mira con atención la bóveda celeste, contando las estrellas y disfrutando de la luna menguante. 

Ésta noche de 24 de diciembre está particularmente templada y Manuel se sienta en el mismo lugar de siempre. De pronto, desde la constelación de sagitario divisa una luz roja, al principio cree que es un avión, luego al advertir la velocidad con que aumenta el tamaño y la intensidad de la luz, descarta la idea. Pareciera que el objeto luminoso cae sobre él velozmente, pero en una maniobra imposible, se detiene y gira en otra dirección, entonces sale su padre de la casa y grita: ¡un ovni, un ovni!, pero Manuel no lo escucha, está hipnotizado con el objeto y su desplazamiento del objeto que nuevamente se detiene y gira, pero esta vez, efectivamente se dirige directamente hacía él, a una velocidad tan grande, que en un par de segundos el objeto luminoso está a unos metros sobre su cabeza, pero ahora ya no está solo, los miembros de la comunidad están afuera de sus casas y todos escuchan el tañido de las campanas, ven los preciosos animales flotando y la risa de un rechoncho viejecillo de barba blanca montado sobre una especie de trineo luminoso ¡Jo, jo, jo, jo!


2 comentarios:

elisa lichazul dijo...

que ternura!!!!
ojalá los adultos no fuésemos asesinos del niño interior

el espíritu de la Navidad nada tiene que ver con cosas sino con creer en la fantasía y en la magia pero por sobre todo tener Inocencia de Alma


abrazos y mil felicidades JOSE
espero que Santa haya dejado muchos regalos en tus calcetines o botitas si colgaste alguna

también mejor 2014 que ya falta poco, muy poquito
la mejor de las vibras hoy y siempre

:D


pd...como soy ventolera te dejo el nuevo blog (pa'variar jajajaj)
http://santiagopuelche.blogspot.com

Revista la Mancha dijo...

Inagotable tu imaginación! Y lo que más me agrada de venir a leerte, es tu constancia. Sin duda, los resultados pueden verse semana a semana.

Qué sigan!