Entradas Recientes

14 de noviembre de 2017

Oooooleeeeeee...



De toros solo saben las vacas. 
(Anónimo)

Caminaba por el campo, era un día soleado y fresco, perfecto. A lo lejos se escuchaba el ruido de una cascada y las libélulas revoloteaban sin vergüenza entre sus cabellos, cuando vio aquel precioso árbol, le parecía que era un roble aunque no podría asegurarlo, saltó la verja que impedía el paso hasta el árbol y se dirigió a disfrutar de una siesta bajo su sombra, estaba en eso, acomodando la manta que llevaba en su mochila cuando escuchó el bramido de un toro, ni siquiera alcanzó a decirle al animal que era vegetariana hace 22 años.







8 de noviembre de 2017

El presente NO es maravilloso


El suicidio más acostumbrado en nuestro tiempo consiste en pegarse un balazo en el alma.”
Nicolás Gómez Dávila



Quizás pienses que soy un pesimista al afirmar que el presente NO es maravilloso, pero eso es idea tuya, por mi parte, en este mismo instante, observo como mis manos bailan sobre el teclado y las palabras fluyen, cómo dudo de poner una u otra frase, por la pura costumbre de dudar, de fondo escucho a Gregory Porter por primera vez, aceptando el miedo que me provoca el pensar que las sugerencias de vídeos sepan más de mí que yo mismo. Respiro profundamente pensando en como terminar este cuento que debe ser "breve", y continúo, respirando, sintiendo mi espalda inclinada sobre la silla, luego acomodándome, corrigiendo mis errores ortográficos, de pronto vienen a mi cabeza rostros de personas que aún no conozco, quizás ellas lean esto o quizás, sea solo mi mente que se escapa desde este presente NO maravilloso al futuro espléndido. Ahora lo veo, ahí esta el final, mientras Gregory Porter da las gracias al publico al terminar su presentación, mientras siento este extraño frío primaveral entrando por la ventana y, escucho esta frase que se repite en mi cabeza, una  y otra vez: el presente NO es maravilloso, y pienso que es así, porqué al encasillar el presente como "NO maravilloso", simplemente, deja de ser presente...¡Bang! (vuelan por lo aires).




18 de octubre de 2017

Amiga desconocida





“Una amiga es la persona que nos muestra el rumbo y recorre con nosotros una parte del camino”
Francesco Alberoni

De mi siesta dominical desperté llorando de alegría y agradecimiento. Soñé que de pronto estaba hablando en el funeral de una amiga, alguien que aún no conozco, alguien con quien compartiré mis sueños, mis ideas más estúpidamente utópicas, alguien a quien abriré mi corazón. Y ahí estaba yo, agradecido de haberla conocido, de aquellas tardes en que disfruté de sus historias, de los giros incomprensibles de su vida y de cuan importantes fueron estos en su aprendizaje del desapego, del dejar ir: todo. Había comenzado desde cero muchas veces, luego de perder cosas que consideraba eternas antes de aprender esta enseñanza, que según ella, era la más importante de su vida. Yo continuaba hablando, sin tristeza, con ganas de hacer un último brindis con ese vino dulzón que a ella le gustaba tanto, y aunque muchos me miraron con extrañeza, me recordé aquel día futuro de verano en que sacando una copa escondida en el bolsillo de mi chaqueta y levantándola hacía ella le dije: "Salud amiga, por lo que es, por lo que fue y por lo que será".




11 de octubre de 2017

Opiniones Peligrosas II



Quizá haya enemigos de mis opiniones, pero yo mismo, si espero un rato, puedo ser también enemigo de mis opiniones.
(Jorge Luis Borges)

Nota: este cuento podría tener una primera parte aquí


"Yo opino que opinar es peligroso, así que si decides seguir leyendo es bajo tu responsabilidad, hazte cargo de lo que tu mente pueda crear a partir de ahora". Así rezaba la nota que encontró doblada prolijamente en el hueco del taco de su zapato izquierdo hace 18 días atrás. Y cuando se le ocurrió revisar el zapato derecho encontró la siguiente nota: "Yo opino que eres la mujer más cínica del mundo, nunca te has amado a ti misma y nos utilizas a todos para "rellenar" ese vacío que hay en tu ser, ese vacío que solo puede ser llenado por ti".

Ella no leyó la nota completa, pero yo me la sé de memoria. Ella lo rompió con la misma furia con que abrazaba a todo el mundo, luego me encaró en las escaleras del metro y yo, le recordé que hace doce años, trece días, cuatro horas y veinticinco minutos aproximadamente, que no nos veíamos y que, mi opinión había cambiado. Al principio no quiso recibir la nota amarillenta que llevaba en mi billetera, pero cuando la leyó, lloró, lloró porque nunca había llorado de verdad y si había una oportunidad para hacerlo, era ésta. Me abrazó y se fue.