Entradas Recientes

22 de agosto de 2012

Deus ex machina



Méndez sacó su arma en el preciso instante y mató a siete, luego lanzó el cartucho vacío contra la única luz encendida y cerró los ojos. Se concentró en los sonidos del almacén y consiguió escuchar a las ratas chillando frenéticamente bajo un toldo sucio a su derecha. Se acercó rápido y levantó de un tirón la tela descubriendo  entre la estampida de roedores, un acuario gigante con una sirena dentro. Ella brillaba en la oscuridad y lo atraía seductoramente, en ese momento, entró la señora Méndez y acribilló la criatura sonriendo.


                                                                                                   Dedicada a mi amigo Juan Méndez G.

1 comentario:

Juan Mendez dijo...

Weon. Mas que weon, casi hermano. Si algun dia me diera cuenta que te dedicaste a escribir y ganarte la vida con esto que tanto te gusta, puta que me pondria contento. Feliz.
Gracias por su cuento, esta la raja. Eso si, fueron mas de 7 los que mate.
Un abrazo.