Entradas Recientes

14 de junio de 2013

Otoño


Lo capturaron violentamente para después encerrarlo en una caja con apenas un orificio por donde entraba un aire viciado con olor a combustible. Cuando despertó estaba sólo, dentro de una enorme jaula dorada puesta en medio de una sala elegantemente decorada y aunque cortaron sus alas por lo menos tenía mucho aire. Desde su ubicación podía ver a través de un ventanal enorme que miraba a un jardín precioso, lleno de árboles y flores, todos ellos desconocidos para él. Pasó el tiempo y conoció a las personas de la casa, todas lo querían y trataban de enseñarle su idioma, pero él guardaba un respetuoso silencio. Y cuando pensó que había pasado lo peor, observó como los árboles del jardín se amarillaban, se marchitaban y se deshojaban lentamente para morir, jamás en su vida había visto esto, se sentía realmente desesperado, con cada hoja caída, también él perdía algo. Hasta que la última hoja que pendía moribunda en la rama más alta cayó. No era posible...en ese momento estaba la sala llena de personas, les trató de advertir de la tragedia pero lo miraban sin entenderlo, y entonces, con un gran esfuerzo, desde su garganta salió una palabra, la que ellos trataron de enseñarle tantas veces sin resultado: ¡Galletita! -gritó antes de caer muerto.

2 comentarios:

elisa lichazul dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
elisa lichazul dijo...

pobre loro!!!
jajaja
erré la apreciación anterior por eso la borré

abrazos