Entradas Recientes

6 de mayo de 2013

Amanecer




Aún no cantaban los gallos cuando llegamos a las chacras. Encendimos una fogata y tomamos un café. El fuego y sus colores fueron mi falsa alborada hasta que mientras bebía el último sorbo de mi taza, un amanecer esplendoroso me saludó tras los cerros. Los gallos cantaron alegres y los fantasmas escondidos en la neblina huyeron despavoridos...podíamos comenzar a trabajar.

Dedicado a mi papá José Luis

2 comentarios:

elisa lichazul dijo...

ganarle al alba es experiencia enriquecedora
bello relato
mi padre hacía lo mismo antes de venirse a STGO a buscarse mejor vida


abrazos

Beatriz Carilla Egido dijo...

Un relato muy emotivo y evocador. La ilustración como siempre genial. Un beso