Entradas Recientes

4 de marzo de 2013

Invalidante




No tenía brazos y piernas, pero su lengua laceraba como látigo, sus palabras quemaban la piel cual fuego. No disfrutaba la vida, ni dejaba disfrutarla a nadie. Era un maldito invalidante.

1 comentario:

Amanda Espejo dijo...

Hola Arjex...no había tenido el minuto de pasar por tu espacio, pero....vuelves a asombrarme con la técnica y destreza adquirida en tu escritura breve. Me encantan tus cuentos!