Entradas Recientes

29 de octubre de 2012

La niebla


Esta mañana la niebla me pareció distinta, más silenciosa, casi divina.  Pensaba en eso, cuando escuché unos pasos y vi una figura difusa aproximarse. Un halo de beatitud la envolvía; incluso parecía que tenía alas. Cuando estuve más cerca, pude ver nítidamente sus vestimentas: un abrigo ceñido a sus caderas. Su pelo negro, largo y liso se movía con cada uno de sus pasos. Sólo a un par de metros la pude mirar a los ojos. Ella sonrió y dijo: "buenos días". No fui capaz de responder nada...sólo dí media vuelta y observé cómo desaparecía.

1 comentario:

Manchados dijo...

Un encuentro sueño-mágico. Qué bien te quedó el dibujo...parecen pececitos los que flotan.