Entradas Recientes

8 de diciembre de 2009

Alegría

Demasiadas cosas buenas siempre son sospechosas
como que las circunstancias felices fueran anexas a nuestro ser,
en estos momentos recuerdo el comercial en donde una mujer
llega a su trabajo sonriente y todo el mundo le pregunta que le sucedió,
en fin...vivimos en la vorágine del poseer cosas, del tener estatus, etc.
yo quiero vivir en la vorágine de ser feliz,
con la posibilidad de ser feliz con lo que se tiene, siempre mirando hacia atrás recordando el origen,
pero a su vez con la frente en alto mirando el futuro, dispuestos siempre a ser mejor, no más,
no poseer más, sino ser mejor. Porque tengo la convicción de que en la medida somos mejores por dentro, el futuro nos brindará todos lo que deseamos de corazón.

Quizás este equivocado...pero prefiero estarlo.

2 comentarios:

Lucy Lanaluén dijo...

Tienes toda la razón. Las cosas materiales son necesarias para la subsistencia, y de vez en cuando nos dan la satisfacción del logro cumplido; pero las cosas del espíritu corren por un carril paralelo, por donde fluye el camino a la felicidad. Hay que andar con los ojos bien abiertos -los de la cara y los del alma- para caminar sin perder el horizonte.

Yerko Pincheira Sánchez dijo...

... Y el no tenía nada, y valía más que yo; porque él, todo lo dio.